jueves, 14 de septiembre de 2017

4 Mujeres para 4 Libros



Ninguna de ellas es conocida a nivel nacional ni es una superventas, pero son cuatro obras indies que me han gustado mucho por su sencillez y su escritura cuidada. Sin duda si tenéis la oportunidad no dejéis de leerlas.

Imperfecta Armonía. Paula Gallego
Páginas: 202
                                                      

Mel no ha tenido una vida fácil.
Los fantasmas de su doloroso pasado y un angustioso día a día hacen que se encierre más y más en sí misma.
Sin embargo, todo cambia cuando un joven, al que por alguna razón solo ella puede ver, irrumpe en su vida. Acostumbrada a la soledad y al silencio, Mel debe aprender a convivir con alguien que es totalmente opuesto a ella. Alegre y descarado, Jack complicará su costumbre de reservar sus sentimientos. Juntos, deberán averiguar cuál es el misterioso vínculo que los une en un relato donde el dolor y el amor caminan de la mano.


He leído esta historia en una lectura conjunta con la autora, tengo que decir que ha sido una experiencia maravillosa.
La historia es contada por Mel una chica que tiene una baja autoestima y está pasando por un mal momento. Pero de repente aparece en su vida un chico, pero este chico solo puede verlo, hablar y tocarlo ella, nadie más lo ve. Y aquí es donde empieza la historia de Mel y Jack.

La historia que se nos presenta en Imperfecta Armonía es sin duda una historia de película al más estilo americano. Va al grano sin muchas descripciones y consigue atraparte fácilmente hasta el punto de poder devorarla en pocos días o incluso horas si eres un lector empedernido. Está muy bien escrita y tiene una ortografía y gramática muy cuidada. Un final dulce y enternecedor, puedes imaginar perfectamente las situaciones y cualidades de cada personaje sin necesidad de profundizar mucho en ellos. Se les llega a coger cariño a Jack y Mel. Me ha recordado un poco a una peli que vi no hace mucho y que guarda muchos tintes con esta historia. Más allá del Cielo, de Zack Efron. Mi puntuación es de 4 estrellas.



Estrella Fugaz de Cristina Guerrero o Ayaxia como su Seudónimo indica.
Páginas: 188


 El mundo ha quedado bajo el dominio de unos seres venidos de otro planeta. Una noche de 2673 apareció una estrella fugaz en el firmamento; fue el inicio de la rebelión.
Madrid, año 2679, quedan siete días para la Caza. Los cazadores se preparan para salir del refugio y acabar con aquellos que dan caza a los humanos. Nadie está a salvo... ni siquiera aquellos que se unieron a los aknabis por salvarse a sí mismos.
Descubre junto a Cyrune la realidad de una leyenda que convive con los humanos desde hace siglos...

 
Es una buena historia de Ciencia Ficcion.
A pesar de no ser muy extensa tiene una buena calidad narrativa, es de fácil comprensión, diálogos simples y fluida lectura. La edición está muy cuidada y la corrección es sublime, la autora ha hecho un buen trabajo no dejando pasar ningún detalle por alto. Al leerla me ha tele transportado un poco por su semejanza en algunas partes a otra Saga muy conocida escrita por Suzanne Collins, Los Juegos del Hambre. Seguro que Ayaxia se inspiró mucho en ella para crear esta historia futurística basada en el Madrid del 2673, dándole su toque particular a tan maravillosa creación. Muchos personajes en la palestra, sin excesivas descripciones, una historia directa sin mucha floritura, con un final que te deja con ganas de más pero que también permiten que cada uno saque sus propias conclusiones. En general una novela corta para pasar un buen rato, divertido y entretenido. Recomendado para viajes en tren o en avión o para disfrutar de una tarde de sofá y manta. Mi puntuación son 3 estrellas.


 
Eterna Oscuridad. Tamara Diaz Calvete.
Páginas: 203

Elisa ha visto desaparecer poco a poco a todos los que ha amado y con ellos ha desaparecido su esperanza. Ahora, mientras lucha contra la incontrolable sed de venganza, va a verse arrastrada hacia una aventura de la que quizás no salga con vida, pero que cambiará considerablemente su forma de ver el mundo.
Acompaña a Elisa, James y Grey en la búsqueda de la salvación para un mundo corrompido por la envidia y la traición, y dominado por la férrea mano de la Orden del Equilibrio.

Su lectura es rápida aunque en algún tramo se me hizo un poco pesada. La mezcla que utiliza entre vampiros, licántropos, magos y humanos es muy original al más estilo de la fantasía épica. Tiene una trama interesante a simple vista no muy compleja, sin embargo en algunos puntos de la historia te falta más información que supongo será revelado en los siguientes libros ya que esta saga se compone de tres libros. Elisa es una joven que es convertida en maldita y que tiene que salvaguardar un medallón para que la Miasma no lo encuentre. En el libro también podremos encontrar una escondida reflexión sobre el equilibrio entre razas. En el camino varios personajes le ayudarán en esta aventura, siempre con la Orden y pisándole los talones. Mi puntuación para esta novela son 3 estrellas.
Su segunda parte se titula Un viaje sin retorno el cual no he tenido oportunidad de leer pero seguro que haré algún día.


  
Los Caminos de la Lucha. Convicciones. Aitana Morales Trócoli.
Páginas: 174

Son varios los caminos a escoger en un mundo en el que la desesperación rebasa los límites establecidos y el miedo a perder desaparece. Una sociedad cercana y lejana al mismo tiempo, donde las injusticias, la desigualdad y la corrupción van despertando en la gente sentimientos de repulsa e indignación. Los protagonistas de esta historia se debatirán por el mejor camino a seguir para su lucha contra esta situación de decadencia social y política. Los ideales opuestos se encontrarán y, como consecuencia, surgirán los sentimientos más dispares. El amor,¡ el odio y la intriga se mezclan en este mundo de adversidades en el que los personajes se verán obligados a tomar decisiones que cambiarán para siempre sus vidas. Y tú, ¿qué camino elegirías?

Su primera novela es un thriller ambientado en Alcoy, cuyos personajes se ven envueltos en una situación extrema en tiempo de crisis.
Esta novela corta me ha gustado mucho, el final es abierto para una posible continuación. Mi más sincera enhorabuena. Muy bien escrita y sin fallos gramaticales ni ortográficos. Se nota que es una novela muy bien trabajada hasta el último detalle. Corta pero intensa. Fácil de leer, y con un gran mensaje en el trasfondo. Muy bien, Aitana. Mi puntuación es de cuatro estrellas.


En definitiva las cuatro autoras han escrito novelas cortas pero intensas, que me han entretenido lo suficiente como para merecer esta entrada en el BLOG, aportando mi valoración respecto a su lectura espero que os sea de ayuda u os haga de guía a la hora de seleccionar una nueva lectura. De las 4 las que a mí más me han gustado personalmente son Los Caminos de la Lucha por el mensaje que nos traslada y que se puede aplicar muy hoy en día a términos de política e Imperfecta Armonia ya que la trama esta tan bien diseñada que no puedes dejar de leer. Desde aquí animo a las autoras a seguir escribiendo nuevas historias y a perseguir sus sueños. Con trabajo y tesón todo llega.

miércoles, 12 de abril de 2017

Reseña: Diario de un Vampiro. Preludio Saga Lamashtu

Hola a tod@s,
es cierto que tengo un poco en deshuso este blog, por lo que he decidido que voy a hacer algunas reseñas de mis últimas lecturas para darle un poco de vidilla y de paso dar mi opinión sobre libros que considere interesante recomendar.
Pues hoy voy a empezar con Diario de un Vampiro. Preludio de la Saga Lamashtu. Es de un amigo y escritor Canario, J.R.Navas, por cierto muy buen escritor. El libro está autoeditado en Amazon y si os gustan las historias de vampiros y queréis leer algo de ellos, fuera de lo extrictamente común, os invito a que le echéis un ojo pues no tiene desperdicio. 
Antes de nada decir que es posible que mi opinión contenga algún spoiler por lo que de ahora en adelante si quieres seguir leyendo estas líneas y no te gusta que te cuenten más de lo necesario iría directamente al enlace de compra: Dairio de un Vampiro.


J.R Navas ha tocado varios géneros como la Fantasía Mitológica con Las Crónicas de Eleri, Relatos de Terror y Suspense de Canarias, novela histórica como Las Concubinas del Mal, Antlogías poéticas, o novela de ficción como Diario de un Vampiro. En su haber tiene publicados una decena de libros, que aunque no los he leido todos tengo muchos en mi posesión.
Su pluma y su prosa es de alta calidad narrativa. Sus historias van al grano y no suelen ser muy extensas.
Quizás una de las cosas que menos me hayan gustado de Diario de un Vampiro sea que necesite de 350 páginas para introducirme en el mundo de Yusef, sus vampiros y los Descendientes, y que cuando todo empezaba a cobrar sentido y empezara de verdad la acción se acabara el libro con un final lleno de intriga. Que decir que esto hizo que me entraran unas ganas tremenadas de acuchillar al autor. En cierto modo no me engañó, casi lo sabía desde el principio. En la propia portada está explicitamente detallado que se trata de un preludio como ha así ha sido. Pero ese preludio es necesario para entender todo lo que sucederá  a partir de ahora en pleno siglo XXI, con una historia llena de misterio y misticismo.
No la considero una historia de miedo, aunque tiene sus puntos fuertes y sádicos. Me ha gustado mucho el tono de la historia, el control de los tiempos y el lenguaje empleado, de una exquisitez suprema. El uso de guiños a su canarias natal, a compañeros de letras como Leandro Pinto y su Pandemonium, la cantidad de historia entremezclada entre lineas, batallas, hechos y apuntes que son o fueron parte de nuestro pasado internados en esta historia de manera sumamente natural. Me ha encantado como ha llevado temas e historias como la de Drácula o los diferentes mitos Sumerios a su terreno para convertir esta trama en algo muy interesante para el lector.
Sí, tienen su parte tópica: son chapasangre, salen a cazar de noche, no les puede dar la luz del sol, quizás si eres amante de de la saga Crepúsculo te resulte extraño ver que duerman en ataúdes, es una de las cosas que más me impactó al inicio de la novela, dado que no soy muy de vampiros. Pero aún así el libro tiene otras muchas cosas que seguro desconoces y que a mi me sorprendieron. La historia consiguió engancharme y eso es bueno. He tardado un poco en leerla ya que me gusta sabaorear las novelas y solo lo hago de noche, pero seguramente es de esas historias que podrías devorar en horas. 
Yusef, el protagonista es un personaje muy bien trabajado. Navas no utiliza una gran descripción del personaje fisicamente, solo lo describe por encima, el lector va descubriendo poco a poco como es conforme se va desarrollando la historia, llena de verdaderos momentos de tensión o incluso eróticos.
Tengo que confesar que incluso leyendo algunas partes o escenas y dando rienda suelta a mi imaginación llegué a tener alguna que otra erección. Puede que sea un libro que pueda ofender o contener lenguaje explícito para algunos lectores con determinadas creencias, pero Navas es así, directo, sin pelos en la lengua, atrevido y en sus textos lo demuestra. Despues de leer Diario de un Vampiro no me imagino que puede haber escrito en Las Concubinas del Mal (risas), cosa que lo tengo en ebook y pienso descubrir en breve, porque me ha gustado tanto su forma de narrar y escribir que sin duda voy a repetir.
Por último mi nota para esta novela es de un 8. Aprobado con nota.
Y tú, al igual que yo si te has quedado con ganas de saber más sobre la Tabla, los Descendientesm los Guardias de Pazazu, Lilith y Lamashtu no te puedes perder la siguiente entrega, asi que Ramón, dale fuerte y no nos hagas esperar mucho. Un abrazo y hasta la vista.

martes, 27 de diciembre de 2016

NIBIRU. Prólogo: Últimos Detalles



Despacho del profesor Gregorio Martínez.
Departamento de Prehistoria y Arqueología.
Facultad de filosofía y letras. Grado en Arqueología.
Campus de la Cartuja. Universidad de Granada. Granada. España.
15 de enero de 2016 - 10:22 a.m.

«La edad no perdona», pensó. El profesor Gregorio lo sabía de buena tinta. Sus huesos comenzaban a crujir con el paso del tiempo y la dura vida que había llevado hasta el momento lo ratificaba.
¿Cuántos días había pasado estudiando las antiguas tumbas faraónicas en Egipto?, se preguntó a sí mismo una vez más. «Centenares…» ¿Cuántas noches sin dormir explorando las ruinas Maya, sintiendo en su propia piel las inclemencias del tiempo? «Incontables…»
Había recorrido tanto mundo. Desde España a América del Sur. Desde América del Sur, al viejo continente europeo, centrándose en varios países, recogiendo pistas que le llevasen al culmen de su investigación. Años y años de estudio cuyo fin estaba cerca. Un fin que haría temblar los cimientos de la Ciencia, así como de la propia Iglesia. Había tantas cosas que la humanidad desconocía, y otras tantas que se ocultaban. Pero no había datos suficientes como los que él tenía. No, no por el momento, aunque eso estaba a punto de cambiar.
Gregorio se paseó por el despacho haciendo amplios movimientos con las manos mientas hablaba apresurado por teléfono. Su gesto pasaba de serio a sonriente en segundos mientras intentaba convencer a la persona que tenía al otro lado de la línea.
―Gracias por tu apoyo…, amigo.
Colgó el teléfono tras su larga conversación con el decano de la facultad y se dejó caer en la silla más que satisfecho. Estaba feliz, como un niño con un juguete nuevo; había conseguido fijar los últimos detalles antes de su viaje, después de varios meses trabajando en el proyecto. Cerrados todos los frentes, ya no había marcha atrás.
Giró la silla hacia la estantería que había a su espalda repleta de libros y archivadores amontonados y agarró uno que parecía más vetusto. De él extrajo su viejo cuaderno envuelto en cuero negro. Ese era el lugar secreto donde lo guardaba siempre que no podía llevarlo encima. Solía ser muy maniático para con su trabajo. Lo cuidaba como a su propia vida, en ocasiones incluso más. No tenía hijos, la vida no se los había regalado por más que lo intentara. Su mujer hacía ya veinte años que había fallecido, y con su marcha solo le quedó el sueño por el que cada día se levantaba. La mayor parte de sus pensamientos no estaban en sus recientes publicaciones ni premios, no, estaban en su cabeza y en aquel trozo de cuero y papel, el mismo que lo acompañaba desde que comenzara en su profesión y que le regalara su ya difunto padre.
Además del valor sentimental, por su contenido no debía caer jamás en malas manos, de lo contrario todo su trabajo podría irse al traste. No podía dejar que todos sus años de investigación cayeran en bando enemigo: prensa, revistas de arqueología o, lo peor de todo, en otros compañeros de profesión, en ocasiones peores que las pirañas, deseosos de apoderarse de aquel misterioso y ambicioso proyecto.
Lo depositó sobre la mesa, lo abrió y pasó las hojas, hojas cargadas de anotaciones, tachones y diversos dibujos. Siguió ojeando hasta llegar a una página en blanco donde se detuvo. Luego buscó en su maletín la pluma estilográfica, esa característica pluma de plata de tinta negra. Tenía la extraña manía de escribir siempre con ella en su diario, tal vez caprichos de la edad. El día que dejara de funcionar no se imaginaba qué haría. La sacudió un poco para remover la tinta y empezó a escribir. Tenía una caligrafía perfecta, cosa de lo que muchos no podían presumir.

15 de enero de 2016

El señor decano, Alonso Ramírez, ha accedido a financiar mi expedición tras meses de negociación y trámites burocráticos. Puedo citar con orgullo que mi viaje comienza mañana; la antigua ciudad de Mohenjo-Daro me espera después de mucho tiempo. Es hora de remover el pasado pakistaní, saber qué esconden aquéllas tierras y que es desconocido para el hombre.
Muchos arqueólogos piensan que esos suelos ya han sido, en su totalidad, excavados y que en ellos no queda nada por descubrir más que polvo, algo en lo que discrepo. Tal vez el motivo de este pensamiento se deba a que no han buscado en el lugar adecuado, o con la idea que yo sí tengo de qué puedo encontrar allí.
La vida pasa rápido, a veces demasiado. El tiempo apremia, es oro, y no puedo andarme con más rodeos si no deseo morir antes de hallar la respuesta a mis dudas.
Es posible que esta sea mi última expedición y espero cumplir mi mandato antes de que la muerte me alcance. No puedo ni debo desaprovecharla.

A continuación, cerró el diario. Lo guardó en su maletín junto a la pluma y se colocó su chaqueta y sombrero colgados en una percha de pie. Echó un último vistazo al despacho, y se dispuso a salir cuando llamaron a la puerta.
―¿Sí, quién es?
―¡Vamos, viejo gruñón, abre la puerta! ―dijo una voz cascada por el tiempo, al otro lado.
Gregorio puso los ojos en blanco, maldiciendo por lo bajo. Abrió la puerta.
―¡Vaya, creo que no soy muy bien recibido!
―¿Qué quieres, Antonio? No tengo mucho tiempo ahora.
Antonio se acicaló su largo y negro bigote y sonrió con un extraño aire de desdén. La rivalidad entre ambos profesores era bien conocida desde que ambos comenzaran en el mismo año a impartir clases. No era plato de buen gusto para Gregorio verle allí, teniendo en cuenta que el objetivo de su compañero era en todo momento pisar su trabajo y dejarlo por tierra, cosa que hasta el momento no había conseguido. La frustración de Antonio por no conseguir sobrepasar los muros de la facultad con sus investigaciones, al contrario que Gregorio, era el detonante de todo.
Antonio bajó la mirada hacia el maletín.
―Ya… veo. ¿Nuevo proyecto en mente?
―El mismo ―respondió Gregorio con brusquedad―. Tengo cosas que preparar. Si eres tan amable de hacerte a un lado…
―Oh, claro, claro. ¿Quién soy yo para interrumpir tu camino? ―Se hizo a un lado.
Gregorio se abrió paso y cerró la puerta del despacho. Se dispuso a bajar las escaleras, cuando la voz de su compañero lo volvió a detener.
―No defraudes al decano. ―Gregorio se giró, alerta. ¿Cómo sabía que había estado tratando con el decano?―. No me mires así. Todos sabemos que planeas algo con él.
―Eso no es de tu incumbencia.
―Cierto, cierto… ―Se apoyó en la pared, risueño―. En fin, que tengas mucha suerte, y cuidado con las maldiciones; uno nunca sabe en qué ruinas se esconden. No nos gustaría perderte.
―Ya te gustaría a ti…
Colocándose bien el sombrero, Gregorio le dio la espalda y bajó las escaleras dispuesto a que las palabras de envidia de aquella sabandija le hicieran el menor daño posible. Era la hora, el principio de una gran aventura le esperaba, ferviente e impaciente, y eso era en lo que debía ocupar su mente.

NIBIRU. Prefacio: Titulares



Giró un recoveco del estrecho pasillo gris y al llegar a unas escaleras verticales empezó a subirlas con la respiración desbocada. Aquel lugar parecía ser más una arteria que un pasadizo dentro de aquel fortificado búnker. Apenas unas pocas luces alumbraban la estancia. La planta superior era muchísimo más ancha, con los mismos atributos que el subterráneo, pero más acondicionada, con algunos objetos de decoración. Precediendo a una sala de grandes dimensiones, situada a su izquierda, había una gran puerta. Llamó tres veces, esperando una respuesta antes de precipitarse hacia el interior.
―Adelante ―dio paso una voz gutural.
―Perdone que le moleste, mi señor, pero es importante.
El hombre elevó la mirada hacia el requerido.
―¿Qué ocurre esta vez? ―Fue una pregunta, aunque por el tono sonó a molestia―. Espero que sea importante, de lo contrario…
―Sabe que no me gusta entrometerme, pero esto nos incumbe a todos: incluido Enki. Sinceramente creo que todo esto está llegando demasiado lejos.
El chico dejó caer sobre la holgada mesa un diario de prensa con un gran titular en primera plana. Enlil se revolvió en su silla, incómodo. Luego, alargó su mano y se acercó el periódico para poder leerlo detenidamente.
―¿Otra vez? ¡Malditos Lulús! Y mi hermano sigue experimentando con ellos. La genética trae consigo más problemas de los que soluciona. Nunca lo entenderá ―se quejó Enlil, malhumorado.
Los titulares aparecían en grandes letras y resaltados en negrita para mayor impacto:

«¿SE ACERCA A LA TIERRA EL PLANETA NIBIRU

Lo cogió y con desdén lo apartó a un lado de la mesa, encima de un montón más de periódicos, revistas de investigación y recortes referidos al mismo tema. Entre ellos había noticias de El Confidencial, The New York Times o La Vanguardia, principales medios de comunicación de diversos países.

«ARCHIVOS FILTRADOS DE LA NASA DEMUESTRAN QUE NIBIRU EXISTE Y SE ESTÁ ACERCANDO A LA TIERRA»

Otro rezaba:

«NIBIRU, EL PLANETA X, EXISTE»

Y otro:

«LA LLEGADA DE LOS DIOSES ANUNNAKI A LA TIERRA ES INMINENTE»

―¿Es que nunca se van a cansar? Estos humanos… ―dijo, pensativo, mientras miraba a su interlocutor―. Esto se nos va de las manos. Ha llegado el momento de actuar con impunidad. No podemos permitir que esto siga adelante o nuestro plan final fracasará ―explicó Enlil enfurecido, asustando un golpe con el puño cerrado sobre la mesa. Su vasallo asintió.
Desde el primer artículo publicado el 30 de diciembre de 1983 en The Washington Post, muchas habían sido las noticias relacionadas con el planeta Nibiru y su posible acercamiento a la Tierra. Ese mismo año la noticia desvelaba un gran misterio:

«DESCUBIERTO MISTERIOSO CUERPO CELESTE: POSIBLEMENTE TAN GRANDE COMO JÚPITER»

Un cuerpo celeste posiblemente tan grande como el gigante planeta Júpiter, y probablemente parte de este Sistema Solar, ha sido encontrado en la dirección de la constelación de Orión por un telescopio en órbita a bordo de los EE.UU. Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS). […]

Al principio Enlil no le dio importancia, sin embargo, los astrónomos y periodistas, incitados por la curiosidad, no se detuvieron ahí y siguieron investigando cada vez con telescopios más grandes y satélites infrarrojos. Poco a poco habían empezado a surgir nuevas teorías, muchas de ellas verídicas, aunque sin contrastar, hasta llegar a tal punto de ser un tema candente en los días de actualidad.
―¿Cuál crees que es el siguiente paso? ―preguntó su súbdito.
―No nos queda otra que avisar a Enki; hay que trazar un plan para sostener el Nuevo Orden Mundial. Está claro que yo solo no seré capaz.
―¿S-su hermano? ―se sorprendió.
Enlil asintió. Se habían separado hacía cientos de años y no sabía nada de él desde entonces. Desconocía si aún seguiría en la Tierra como había hecho él o si por el contrario había regresado a Nibiru, su planeta de procedencia, a su hogar. Su hermano era uno de los genetistas más importantes que había existido y poblado la Tierra. Seguramente seguiría enfrascado en sus experimentos intentando dar con el gen, aquel que conseguiría perfeccionar su hasta ahora chapuza creativa. No podía haber ido muy lejos. Algo le decía que seguía más cerca de lo que imaginaba. Sí, lo buscaría; juntos nada los podría parar.
―Él sabrá qué hacer en estos casos. Los Lulús son su más preciada creación. Estoy seguro que no querrá acabar con ellos, por lo que habrá que trazar un plan en el que él esté involucrado. Solo así podremos salvaguardar la información y ganar tiempo mientras Nibiru sigue su curso y llega hasta su destino.
―Entiendo.
―Ya sabes lo que hay que hacer: búscalo, encuéntralo y tráelo ante mí ―ordenó Enlil, regresando la vista hacia los titulares―: estoy seguro de que será un bonito reencuentro ―añadió mientras una sonrisa divertida se materializaba en su rostro.